La organización de fiestas infantiles en Sevilla puede adoptar formatos de lo más originales. A continuación, te contamos por qué celebrar una fiesta en un autobús puede resultar muy entretenido para los niños.

Los adultos no están ya muy acostumbrados, salvo que vayan mucho de despedida de soltero o pertenezcan a una peña futbolera, a montar juergas en los autobuses. Sin embargo, los niños, aunque desde otra perspectiva, sí que pueden tener más contacto, en caso de que acudan al cole en este medio de transporte, con el plan de montar unas buenas fiestas infantiles en Sevilla en sus asientos.

El autocar de la escuela es uno de los primeros ámbitos, más allá de la familia y la escuela, en el que los niños aprenden disciplina (respetar al monitor y a los mayores, sentarse correctamente, etc.). Esta seguridad también la van a tener garantizada en un autobús festivo en el que, además, van a disfrutar de aspectos que hacen los viajes hacia el colegio y desde él más atractivos.

¿Quién no recuerda las típicas bromas entre mayores y pequeños (los cuales se sentaban, respectivamente, atrás y adelante)? Todos hemos memorizado también momentos únicos de aquellas actividades extraescolares en los que se entonaban canciones durante parte del trayecto. Y poder sentarse cada vez más atrás era todo un síntoma de madurez, del que después se podía alardear.

A estas sensaciones hay que sumar que, en este autocar festivo (por ejemplo, en un cumple), los chavales podrán estar rodeados de una decoración especial y su música y comida favoritas. Sin olvidar, lógicamente, que podrán seleccionar a sus mejores amigos. No como en el autobús del colegio, donde siempre había alguno con quien no se congeniaba del todo.

En Discobus Sevilla nos encargamos de que la fiesta infantil que tienes en mente sea todo un éxito.